Tlf: +34 911 25 15 60

Email: rf@ruedafarma.com

Aceite de argán 30 ml

HISTORIA

El aceite de Argán se obtiene por presión de las almendras que se obtienen de los frutos de un árbol que solo crece en el sureste de marruecos. Este árbol se llama Arganda Spinosa. Durante muchos años ha sido utilizado no solo en la fabricación de jabones y otro tipo de cosmética, sino como componente básico en la dieta y en medicina natural, llegando a utilizarse como regulador del colesterol y la hipertensión.

COMPOSICIÓN

El aceite de Argán es muy rico en ácidos grasos esenciales insaturados. Entre ellos, los que más destacan por su concentración y propiedades son el ácido oleico y ácido linoleico. Éstos actúan a nivel de la piel, oxigenándola, aportándola elasticidad y restaurando la capa hidrolipídica. Además presenta Vitamina E la cual es fundamental en tratamientos antienvejecimiento, ya que neutraliza los radicales libres.

INDICACIONES DEL ACEITE DE ARGÁN

Piel: se utiliza en pieles descamativas por sequedad, tiene efecto antiedad oxigenando y regenerando, restaura la capa hidrolipídica proporcionando hidratación y brillo a la piel, alivia las irritaciones cutáneas y neutraliza los radicales libres. Cabello: lo fortalece aportándole brillo y flexibilidad, se puede utilizar como mascarilla protectora frente al sol y al agua del mar.

MODO DE EMPLEO

Hidratante corporal: añadir una o dos cucharadas de Argán a la bañera y permanecer metida dentro de ella durante al menos 20 minutos. También podemos añadir aceite de Argán a nuestro body milk, unas veinte gotas por cada 100ml. Además se puede conseguir una mayor hidratación si se aplica Argán una hora antes de la ducha en la zona que se quiere hidratar.

Hidratante facial: se puede utilizar de forma pura en caso de pieles muy secas masajeando la zona hasta su total absorción o de mezclarlo con nuestra crema facial, para ello añadir unas diez gotas del aceite de Argán con nuestra crema facial. Cabello: aplicar treinta minutos antes de lavarlo, extendiendo bien por todo el cabello. Aclarar bien con abundante agua y lavar con un champú normal.